Sindicato Nacional de Trabajadores de la Educación

No. 2-3

(doble)

SECCIÓN

páginas

de la 60 a la 60 de 76

... el recreo

Guadalajara, México - Enero-junio de 1993

Principal | Índice


Acuérdate de abril, recuerda

Oscar García Carmona*

* Investigador de El Colegio de Jalisco.

22 de abril 1, foto de Francisco Castellón Amaya

Foto: Francisco Castellón Amaya

 

La canción de Amaury Pérez, cantante cubano, nos trae a la mente obligadamente, aquella mañana de abril cuya limpia palidez se vio empañada por la peor tragedia en años: una serie de explosiones, una ola de destrucción.

El acuérdate de mí, no me abandones, motivó a muchos tapatíos que vivieron el incidente a brindar su ayuda, aflorando la verdadera solidaridad, al "ver tanta gente que corría sangrando, el ver a la gente que lloraba histérica y sangrada, y de que todos corrían" (Siglo 21, 23 de abril de 1992).

Acuérdate de mí, de aquellas personas que la muerte alcanzó en sus hogares, viajando en sus autos, caminando por las banquetas. De los desaparecidos, heridos, huérfanos, viudas y desposeídos, si te sorprende el viento que otro abril, trajera...

Cuantas personas esperan la llegada de este abril que desespera, porque todavía está en su memoria el otro abril.

Acuérdate de mí, si abril volviera con nuevo traje y nuevo lazo. Como una cuchilla de fuego de la memoria del pasado lacera el presente, el acuérdate de mí cuando el otoño le dé paso a la primavera.

A un año de distancia, acuérdate de abril que no se aleja si hay más congoja y menos prisa, de ese abril que probó la fuerza de la solidaridad, el valor, la indignación moral y la organización espontánea, para encontrar en el pasado la diversidad de moralejas que debemos recordar para acrecentar las posibilidades de una mejor comprensión del presente y del futuro y, para que no vaya a ser que el invierno vuelva y el frío nos desgarre el alma como la primavera del ’92.

Lo ocurrido el 22 de abril es de tal gravedad que no se resuelve con frases enérgicas, donde el gobierno regaña al gobierno por dar motivo a dejarse regañar por el gobierno. Está en juego una de las manifestaciones cruciales de la seguridad nacional y de las seguridades personales, y el conjunto de las acciones exigibles, los actos penales a fondo son sólo una parte. Ni resucitan a nadie, ni eliminan por decreto la irresponsabilidad criminal.

Carlos Monsiváis, (Siglo 21, 22 de mayo de 1992).

Acuérdate de abril,

Recuerda...

Principal | Índice