Sindicato Nacional de Trabajadores de la Educación

No. 2-3

(doble)

SECCIÓN

páginas

de la 10 a la 10 de 76

... nosotros los profes

Guadalajara, México - Enero-junio de 1993

Principal | Índice


Golpe bajo

Lourdes Bueno Macías*

* Catedrática de la Escuela Normal de Jalisco.

Maestros golpeadores, maestros que maltratan, maestros que humillan. Existen, no lo podemos negar. No podemos negar que al igual que en todas las profesiones, hay personas que no tienen el equilibrio psicológico necesario, pero al igual que en otras ocupaciones, esto no es la regla, no es la generalidad. No es la media.

Aún así, un canal televisivo de penetración nacional ha hecho de algunos casos, que merecen toda la reprobación y su enérgica sanción, el tratamiento mórbido que les permite captar la atención de su auditorio y la inserción de más, mucho más anuncios publicitarios que aumentarán sus ya enormes ingresos.

Esos casos son reprobables, esos casos no deben existir; esto es definitivo, pero la labor de miles de maestros que día a día vuelcan en el aula su preparación, su capacidad, su esfuerzo y su voluntad: merece respeto.

Maestros que se enfrentan a las carencias propias de su languidescente sueldo y a las carencias que lo rodean, laborando a veces a cielo abierto, sin aulas, con 50 ó 60 alumnos por curso. Maestros que deben (y lo han hecho) cumplir un programa de contenidos, con la metodología necesaria para implementar un programa educacional.

Maestros cuya vocación los convierte, en la mayoría de las veces, en el padre o la madre que orienta a jóvenes que en sus hogares no encuentran respuestas. Maestros que les dan el único soporte que tendrán esos niños en su lucha por la vida.

Maestros que han detectado, antes que los padres, problemas de drogadicción, de conducta, de nutrición, de maltrato familiar, de explotación y que han sabido canalizarlos para su tratamiento y solución.

Maestros que han dejado huella en todos nosotros y que, si bien recordamos a alguno que no llenó esas expectativas, tenemos en la memoria un sitio especial para una actitud, una mirada, palabras que dichas en el momento preciso nos hicieron reflexionar, nos hicieron cambiar, revalorar nuestra propia vida.

Por ello, no es válido que se trate de subir el "rating" televisivo a nivel nacional, destruyendo una imagen que ya hemos menguado en esta sociedad de consumo. Por eso no es válido vender aniquilando; no es válido eliminar los pocos valores que se tienen; no es válido, pero es el recurso de las mentes pequeñas.

Porque ¿a quién le interesará que la población no tenga modelos positivos a imitar, a quién le interesará propiciar este caótico mundo sin valores?

Porque ¿serían capaces, esos "genios televisi-dos" de conseguir el mismo resultado económico, tratando de construir, de hacer un programa que destaque la realidad, una y otra cara, sin evadir que existan problemas, pero que no todo lo que nos rodea es negativo?

¿Será que esa frase dicha en una entrevista "solo los amolados ven la televisión", es la confirmación de una infamia que nos pretende hacer a todos cautivos "amolados"?

¿Podrán hacer programas que no denigren y continuar teniendo su alto rating, programas que sin manipular la información del lado oscuro puedan interesar y vender, sin explotar la miseria humana, cada día, en horario "familiar"?

Quién sabe, porque para eso se necesita mucha capacidad, mayor inteligencia y una positiva visión de lo que queremos todos por país y tal vez eso sea de lo poco que el dinero no les ha podido comprar y hayan perdido en la abundancia extranjerizante, la conciencia de que un país como México, tiene en los maestros, hoy todavía, una fuente de valores humanos.

Principal | Índice