Principal | Índice

SECCIÓN

... el rollo

Cítese este artículo como: ALMEJO Hernández, Blanca Esthela : "Educación Especial y Derechos Humanos", artículo publicado en: La Tarea, revista de educación y cultura de la Sección 47 del SNTE/Jalisco (núm. 20, Guadalajara, Jalisco, México, julio de 2009. pp. 124-125).


Educación Especial y Derechos Humanos

Blanca Esthela Almejo Hernández*
* Licenciada en Educación Preescolar por el Centro Regional de Educación Normal (cren) de Ciudad Guzmán, Jalisco; Especialidad en Educación Especial en el área de Trastorno Neuromotor por la Escuela Normal Superior de Especialidades de Jalisco (ensej). Cursa la maestría en Ciencias de la Educación en el Instituto Superior de Investigación y Docencia para el Magisterio (isidm). Labora en un Centro de Atención Múltiple (cam).

No existe peor defecto humano
que tomar decisiones
sin conocer bien los problemas.

Mario Bunge

El servicio que brinda Educación Especial a los alumnos con discapacidad múltiple y necesidades educativas especiales se basa en marcos jurídico, epistemológico y filosófico, los cuales se han favorecido, por una parte, y condicionado por otra, por los acuerdos internacionales de los que participa nuestro país.

     En el contexto jurídico, se promulga la Ley general para las personas con discapacidad (junio de 2005), que en su Titulo segundo: “De los derechos de las personas con discapacidad”; Capitulo iii, “De la Educación”; Artículo 10, establece: “La educación que imparta y regule el Estado deberá contribuir a su desarrollo integral para potenciar y ejercer plenamente sus capacidades habilidades y aptitudes…”.(1)

     Laborar en un Centro de Atención Múltiple (cam), con alumnos con discapacidad múltiple y necesidades educativas especiales implica proporcionar al alumno, por parte del equipo interdisciplinario, una educación integral que favorezca su desarrollo, por medio de los instrumentos utilizados por la institución en el aula.

     En el contexto epistemológico, aun cuando se mencione el fundamento teórico constructivista, cabe destacar que en la realidad se utiliza un abanico de posibilidades de aquellas corrientes que son funcionales, según sea el caso: Conductismo, para cambio y modificación de conductas; Psicogenética, en los procesos de construcción de enseñanza-aprendizaje; Sociocultural, para fortalecer, mejorar y preparar el contexto en el que se desenvuelve el proceso educativo. Es decir, brindarle a cada alumno lo que necesita para favorecer el desarrollo integral que menciona la Ley, sin violentar sus derechos como individuos.

     El sustento filosófico de la Educación Especial es producto de congresos y sus acuerdos. En un panorama internacional globalizador, la Organización de las Naciones Unidas (onu), a través de diferentes comisiones, contribuye a fortalecer dicho sustento, a ampliar la perspectiva de equidad, igualdad y democracia, en el contexto de una educación para todos.

     El docente que trabaja con alumnos con discapacidad y necesidades educativas especiales, busca identificar en cada uno de ellos sus potencialidades y sus habilidades: “la educación tiene la misión de permitir a todos sin excepción hacer fructificar todos sus talentos y todas sus capacidades de creación(2) [...], propiciar un contexto que facilite el proceso de enseñanza-aprendizaje y a la vez descubra sus estilos de aprendizaje, ritmos e inteligencias, así como la inclusión social”.

     La importancia del contexto en la educación es innegable, pues fortalece o limita los procesos a construir por parte de los actores que intervienen en ella; ahora bien, para estos alumnos el ambiente tiene que ser más creativo y estimulador que en otras situaciones educativas, pues ellos proceden de contextos pobremente estimulados, debido a las características que definen la discapacidad y las necesidades educativas especiales de cada sujeto, “el humano es un ser plenamente biológico y plenamente cultural que lleva en sí esta unidualidad originaria”.(3)

     Trabajar con alumnos con estas características, implica trabajar con su contexto inmediato, que son los padres de familia, actores importantes así como complementarios de un proceso que es complejo, por la naturaleza en la cual se desarrolla y por las características propias del sujeto.

     El equipo interdisciplinario se convierte en punta de flecha para el sujeto, en donde no sólo se trabaja con el alumno, sino también con quienes son responsables de él (no necesariamente los monitores son los padres) y donde las experiencias con las que se encuentran son múltiples y diversas: padres de familia en proceso de duelo; padres de familia que conciben al cam como guardería; padres de familia en los que el nacimiento de su hijo provoca cambios en su vida, inclusive la separación de los padres o la violencia intrafamiliar.

     Es de destacar el papel coyuntural que desempeña el equipo interdisciplinario en el trabajo con padres de familia (en su mayoría mujeres), ya que nos permite observar el otro lado del espejo en donde los padres de familia no siempre tienen una actitud adecuada para cooperar con la educación de sus hijos; convirtiéndose así el equipo en uno de los principales promotores a favor de la atención de los alumnos, sus derechos y necesidades.

     Educar en el respeto a los Derechos Humanos es, para los alumnos con discapacidad y necesidades educativas especiales, una tarea colaborativa que depende de los recursos materiales, técnicos y humanos con los que cuenta la institución para favorecerle.

     El Centro de Atención Múltiple atiende a los alumnos con discapacidad severa o múltiple, desde antes que iniciaran los talleres de actualización en atención a las diferentes discapacidades.

     Con base en el respeto a los Derechos Humanos el cam atiende a alumnos con riesgo neurológico desde los 45 días de nacido; sin embargo, “en estos servicios no debe escolarizarse a alumnos y alumnas sin discapacidad y, en la medida de lo posible deberán asistir niños, niñas y jóvenes que presenten discapacidad severa y/o múltiple”.(4) El anterior enunciado es cuestionable, porque: ¿quién atenderá a la población en ese rango?, ¿qué pretende el gobierno?, ¿obedece con ello a los acuerdos derivados de los congresos internacionales en los que el país ha participado?, ¿por qué es ambiguo este punto?, ¿se están violando los derechos del niño a recibir atención? Son preguntas que dejo en el aire, pero que exigen una respuesta clara; se requiere reformar, si es preciso, las leyes y reglamentaciones respectivas.

     El personal que labora en el cam busca atender a los niños en el máximo respeto a sus derechos; y, aunque esto parece un autoelogio, es de destacar que no sólo con buenas intenciones se logra, faltan cursos, talleres que verdaderamente brinden herramientas de intervención adecuadas para el equipo interdisciplinario.

     El trabajo docente de Educación Especial se tiene que ejercer con actitudes de compromiso, de flexibilidad, en ambientes cooperativos y colaborativos, con respeto, con sustentos teóricos y metodológicos cognitivos, etc. Esto, sin duda, es la forma más adecuada de iniciar un proceso, en el marco de los Derechos Humanos de nuestros alumnos.

     Los Derechos Humanos son universales y no los ha de limitar un gobierno, una política, una institución; son pues, para vivir en ellos, a cuatro paredes, no al margen; es ejercer un derecho que se tiene. Educar en el respeto a los Derechos Humanos, en el contexto de las personas con discapacidades, implica a todo el contexto en cual se desarrolla el alumno: es enseñar a los padres de familia a exigir el lugar preasignado en el transporte público, por ejemplo; es la inclusión social, desde la familia; pasa por la creación de rampas en las estaciones del tren eléctrico y en otros espacios de difícil acceso, etc. Así, llegamos al punto justo en que se torna complicada la puesta en práctica de los discursos políticos, filósofos y jurídicos, en perjuicio para las personas que presentan discapacidad.


Notas:

1. Diario Oficial de la Federación. Ley General para las Personas con Discapacidad (publicada en el dof, el 10 de junio de 2005; última reforma: 1 de agosto de 2008).

2. Delors, Jacques. La educación encierra un tesoro (Informe a la unesco de la Comisión Internacional sobre la Educación para el siglo XXI). Ed. Santillana-unesco. Madrid, 1996.

3. Morin, Edgar. Los Siete Saberes necesarios para la educación del futuro. unesco. Francia, 1999.

4. Secretaría de Educación Jalisco. Programa estatal de fortalecimiento de la Educación Especial y de la Integración Educativa. Zapopan, México, 2003.

Principal | Índice