Principal | Índice

El Acuerdo: elementos para la memoria histórica

Rubén Zataráin Mendoza*
* Asesor-investigador del Instituto Superior de Investigación y Docencia para el Magisterio (ISIDM) en el Programa Interinstitucional del doctorado en Educación. Correo electrónico: zatarainr@hotmail.com

El 18 de mayo pasado se cumplieron 10 años de la firma del Acuerdo Nacional para la Modernización de la Educación Básica y Normal (ANMEB). La importancia histórica del documento y las fuertes implicaciones en la estructura del sistema educativo, habilitan para una primera revisión de resultados y justifican una mirada crítica sobre los logros.
    En una recuperación sintética de los puntos relevantes, es de señalarse que el documento objeto de reflexión, congruente con el discurso político del poder ejecutivo de la República Mexicana en aquel momento, asume una posición filosófica de liberalismo social y tiene como objeto de deseo transformar el sistema de Educación Básica y Normal para mejorar la calidad de la educación. Asumía una posición de teoría económica liberal al pretender por este medio elevar la productividad nacional y desde la perspectiva sociológica una asunción explícita del enfoque estructural funcionalista y de capilaridad social al proponerse por este medio (mejora de la calidad educativa) ensanchar la movilidad social y mejorar la calidad de vida.
    Parte de la problemática que justificaba la intervención era: cobertura insuficiente, baja calidad de la educación, alta deserción y bajo promedio de años estudiados, disparidades regionales, distanciamiento entre la autoridad y la escuela, la densa red de procedimientos y trámites, la desigual responsabilidad entre la escuela, los padres y la comunidad; así como la ambigüedad en las atribuciones entre los tres niveles de gobierno (federal, estatal y municipal).
    Al análisis de los conceptos estelares de federalismo educativo y participación social, habría que incorporarle la revisión de acciones trascendentes como la reformulación de contenidos y materiales educativos (la reforma curricular de primaria, secundaria y la tardía reforma de la educación normal), la denominada revaloración social del magisterio de la cual han derivado acciones diversas de actualización y la instrumentación del programa de carrera magisterial entre los efectos más visibles.
    Es obvio que cualquier intento de revisión seria tendría que considerar estos criterios de evaluación como elementos mínimos para acercarnos a las dimensiones del logro. Sin embargo el propósito de este texto no es éste; por el momento sólo compartimos algunas observaciones, interrogantes e ideas generales que precisamos en 20 puntos:
        I). De los protagonistas centrales al momento histórico de la firma algunos no son precisamente ejemplo de prestigio social y de aprobación ejemplar del juicio de la historia: ni el expresidente de la República (Carlos Salinas de Gortari), ni el exsecretario de Educación Pública y ahora ex-presidente (Ernesto Zedillo Ponce de León), ni la exlidereza del SNTE (Elba Esther Gordillo Morales), ni el ahora exgobernador de Jalisco (Carlos Rivera Aceves).
        II). Desde mayo del 92, el Sistema Educativo Jalisciense ha atravesado 3 cambios de dirección y de administración de fuertes implicaciones políticas y operativas. El primero de ellos el 28 de mayo de 1992 cuando se publica el decreto por el que se crea el Organismo para la Integración Administrativa y Operativa de los Servicios de Educación Básica y Normal del Estado de Jalisco y que cristaliza el 17 de junio cuando el centro transfiere formalmente a la autoridad estatal los aspectos técnicos, administrativos, derechos y obligaciones y bienes muebles e inmuebles con los cuales la SEP venía prestando en la entidad, los servicios de educación Básica y Normal; el evento representa la extinción formal de la Unidad de Servicios Educativos a Descentralizar (USED).
    En su artículo 1 el citado decreto enuncia "Se crea el Organismo para la integración Administrativa y Operativa de los Servicios de Educación Básica y Normal del Estado de Jalisco, como organismo público descentralizado, con personalidad jurídica y patrimonio propio, con domicilio en la ciudad de Guadalajara. Sus objetivos son: la recepción, dirección, administración e incorporación al Sistema Educativo Estatal, de los recursos humanos, bienes muebles e inmuebles y financieros, que la Federación transfiere al Gobierno del Estado, conforme al Acuerdo Nacional para la Modernización de la Educación Básica y los convenios suscritos al respecto por el gobierno de la entidad".
    El segundo cambio se suscita cuando asume por primera vez la gubernatura de Jalisco el Partido Acción Nacional (marzo de 1995). El hecho entraña el desplazamiento de algunos grupos de poder tradicionalistas en el Estado o grupitos sobrevivientes de la época en que las decisiones eran determinadas en el centro. Un poco más tarde este evento tiene como consecuencia la creación de Coordinaciones que en circular interna dirigida a Coordinadores Generales y Coordinadores de Área fechada en junio de 1997 explicita "Con fundamento en lo previsto en el artículo 35 de la Ley Orgánica del Poder Ejecutivo del Estado de Jalisco; así como en lo establecido en los artículos 10, 17, y Fracción I, Artículo 57 de la Ley de los Servicios Educativos, Culturales y Deportivos del estado de Jalisco y con apego al contenido del Artículo Quinto, del decreto No. 16412, emitido por el Congreso del estado y con el objeto de lograr mayor eficiencia en la atención, gestión y trámite de los asuntos concernientes a los servicios a cargo de la Secretaría de Educación, se emite la presente circular, con la finalidad de precisar las líneas de comunicación y coordinación que deben prevalecer en el trabajo conjunto del Secretario de Educación con la totalidad de la estructura administrativa de la propia Secretaría".
    El tercer cambio, tiene que ver con la firma del convenio para la integración de los Servicios Educativos en el estado de Jalisco (18 de noviembre de 1996) que se justifica así "se conviene firmar el documento que garantiza respetar íntegramente los derechos de los trabajadores de la Educación agremiados a las secciones 16 y 47 del SNTE: sus derechos de organización colectiva, su afiliación al SNTE, la calidad de base de su nombramiento, la inamovilidad, el régimen salarial, la jornada de trabajo, el descanso semanal, vacaciones, capacitación y adiestramiento, los señalados en las condiciones generales de trabajo respectivas, sus sistemas escalafonarios, sus regímenes de seguridad social y, en general, todos los derechos laborales, asistenciales y profesionales con que cuentan por ley o costumbre los trabajadores de la educación".
        III). Aunado a esto, habría que señalar que la Secretaría de Educación en Jalisco ha sido puesta en manos de secretarios cuya trayectoria política en dos casos es la tesitura (Eugenio Ruiz Orozco de luego truncas aspiraciones gubernativas en la entidad, y de Efraín González Luna Morfín retirado por "razones de salud"), y en otros dos casos el derrotero ha sido la obsesión administrativa y de control de los dineros (el LAE Miguel Agustín Limón Macías y el recientemente designado CP Luis Guillermo Martínez Mora). Por lo menos en lo que va del último Secretario la característica ha sido el desconocimiento, la insensibilidad, el modelo empresarial privado, el reduccionismo en el tratamiento de algunos problemas y el franco inmovilismo, cuando no el retroceso en algunas áreas estratégicas. Ninguno de los secretarios ha sido removido por incompetencia o por movilización política del magisterio o de la sociedad jalisciense. La sucesión ha estado muy pegada a la coexistencia pacífica de la coyuntura política o en el peor de los casos a los reacomodos de los grupúsculos en el poder.
        IV). Los eventos señalados en los dos puntos anteriores han trastocado la continuidad de acciones, han dificultado la recuperación de lo valioso de las prácticas y han significado la pérdida de interlocución entre el usuario y el administrador, la inflación de la espiral burocrática de nuevo cuño y la pérdida de los centros tradicionales para la gestión. También han propiciado el reacomodo de las fuerzas burocráticas y sindicales. Esto en la práctica se ha traducido en procesos de lento reaprendizaje de los mandos medios, la consecuente involución en algunas áreas o el sostenimiento con dificultades de una inercia si no operante por lo menos silenciosa, contrastando evidentemente una de las nuevas tendencias organizativas enunciadas por Namo de Mello "de organizaciones complejas a organizaciones simples, donde la versatilidad en la comunicación, donde la formalización de comunicaciones sea mínima y donde la eficiencia en el cumplimiento de la función sea la norma en el servicio". (G. Namo de Mello, 1998: 100).
        V). El proceso de resolución de la vieja problemática del sistema educativo ha ido demasiado lento. Indicadores recientes muestran fehacientemente que el inmovilismo, cuando no el franco retroceso ha sido la característica de algunas áreas de trabajo. Como ejemplos se pueden citar el caos y la anarquía del sistema formador de maestros donde predomina una visión "aldeana" de planeación educativa; las normales además de reducir dramáticamente su matrícula se han constituido en escuelas de desempleo; la involución del aprovechamiento escolar en educación primaria y secundaria, la explosión irracional de los posgrados dirigidos a docentes, la contracción de nuevas plazas, la ampliación de las tasas de analfabetismo, reprobación, deserción escolar, la discontinuidad de las políticas de actualización, la desatención del medio rural, etc. Objeto de otra reflexión sería la educación media superior y superior que por coherencia temática dejamos para otra ocasión.
    Es obvio además que el sistema educativo jalisciense necesita evolucionar hacia formas de información sobre insumos, procesos y resultados de manera mucho más expedita, pasar "de una estructura sin sistemas de información a una basada en sistemas de información inteligentes para la investigación, para la planificación, para la gestión, para la evaluación y la corrección de los errores y para la diseminación de la información; de un sistema de estructuras organizativas basadas en la ausencia de control de calidad a uno donde la estadística cualitativa y cuantitativa, donde los indicadores estén basados en un sistema de información inteligente para la gestión y mejoramiento de la calidad de la educación". (G. Namo de Mello, 1998: 101).
        VI). Participación social efectiva, involucramiento de los municipios, calidad, y construcción de comunidades educativas centradas en el aprendizaje siguen siendo asignaturas pendientes, "la dimensión organizacional de la política educativa debe ser reconocida, lo que implica considerar a sus actores básicos (docentes, directivos, alumnos y padres de familia) en su esfuerzo por constituir, en el espacio institucional de la escuela, una comunidad de aprendizaje efectivo y significativo. Los factores de la política educativa adquieren sentido en la organización básica del sistema educativo que es la escuela. Desde ese espacio se resisten y construyen las decisiones de las que dependen en gran medida las condiciones favorables a los aprendizajes de los estudiantes..." (SEP, 2001: 21).
    En otro orden de ideas, son un misterio para los docentes las atribuciones o la función de la denominada representación de la SEP en Jalisco.
    La concurrencia del gobierno de la entidad al Programa de Carrera Magisterial, entre otras, es también un rubro por discutir.
    Persiste la ambigüedad de las atribuciones de los niveles estatal y municipal, a pesar que el ANMEB era explícito al establecer: "Mediante este Acuerdo Nacional se comprometen las voluntades de los signatarios así como de sus representados, para fortalecer los ámbitos y niveles de participación de la comunidad en las labores cotidianas de educación y en la reorganización del sistema escolar. Este sistema habrá de poseer una estructura que parta de la escuela, el espacio de interacción cotidiana del maestro, el alumno y los padres de familia, y se extienda a la comunidad municipal primero, hacia la entidad federativa después, y por último, al conjunto de la Federación".
        VII). La modificación curricular en la educación básica, a la que ha caracterizado la obsesión por actualizar al docente a corto plazo con el efecto secundario de burocratizar y multiplicar las instancias "actualizadoras", a la que ha ido paralela una producción editorial extensiva de la SEP sin precedente y de control de calidad débil y a la que han concurrido esfuerzos de inclusión de tecnologías como nuevos programas televisivos, videocintas, software didáctico, etc., no han impactado de manera visible la formación de los niños y jóvenes, así lo indica la evidencia empírica de algunas fuentes como el estudio internacional "Educación Jalisco" que enuncia entre otras cosas:
        • Con respecto a Educación Básica "Hay una clara tendencia en la reducción del número de estudiantes por maestro, pero no hay evidencia de que esta reducción lleve a mejorar la calidad del servicio que se ofrece. Ante la ausencia de este tipo de evidencia se puede concluir que se ha dado un incremento en el costo por estudiante y, por lo tanto, una disminución en la eficiencia económica del sistema".
        • "Visitas a siete escuelas sugieren que la enseñanza frontal se usa la mayor parte del tiempo. Se pone poca atención al uso de habilidades de comunicación, especialmente en la escritura. La comprensión de lectura es baja. El trabajo de un estudiante no es lo suficientemente evaluado, desde el momento en que sólo unos pocos de sus proyectos se despliegan en las paredes del salón de clases. Estas observaciones a nivel de salón de clases son congruentes con el tipo de capacitación impartida en las escuelas normales".
        • "La evaluación de los estudiantes de primaria al final de cada grado muestra que alcanzaron aproximadamente la mitad de los "objetivos mínimos acordados" para los grados 3, 4, 5 ó 6... en resumen, el nivel alcanzado es bajo".
        • "Parecería que mientras se tienen claras las metas y mecanismos para mejorar la cobertura educativa, existen estrategias mucho menos poderosas referentes a los aspectos de calidad y relevancia".
    Otra de las fuentes es el Primer Estudio Internacional Comparativo sobre lenguaje, matemática y factores asociados promovido por la UNESCO en el que participa nuestro país y por extensión la entidad, una de las conclusiones es: "En primer lugar, el estudio entrega una señal de alerta. Revela que el promedio de logro de los estudiantes en cuanto a lo que se considera adecuado que ellos aprendan en Lenguaje y matemática, es bajo". (UNESCO, 2000: 5).
        VIII). El escenario de esta primera década del Proyecto Educativo Jalisciense en el marco del Acuerdo Nacional ha estado signado por otros elementos como el proyecto de Ley de Educación Pública del Estado de Jalisco (agosto de 1997) cuyo espacio de regulación no está del todo claro; el costoso esquema de coordinaciones que sobreadministra e incomunica a los usuarios primarios del servicio educativo y la ya institucionalizada catequesis valoral de tendencia derechista instrumentada a través de los denominados "encuentros de valores".
        IX). En una de las fases de la historia reciente de la educación en Jalisco, una de las acciones citadas recurrentemente por la autoridad educativa son los Encuentros de Valores. Estos encuentros han servido fundamentalmente para catequizar en las nuevas religiones de calidad total o de filosofías pseudohumanistas del éxito y la eficacia. La primacía del individuo sobre la colectividad, la metáfora del "buen ciudadano" y del "bien común" entre otros mensajes. También los encuentros de valores han constituido un éxito comercial pues se han desarrollado como una forma de lucro institucionalizado que tiene como clientes cautivos a los profesores urbanos sometidos a lógicas de puntismo escalafonario. ¿A alguien se le ha ocurrido auditar este tipo de eventos? ¿Educación Jalisco lo permitiría?
        X). No se han justificado los onerosos gastos que se invirtieron en asesorías para efectos del replanteamiento organizativo de la Secretaría de Educación en la entidad en los 3 primeros años de gobierno panista. No se ha documentado tampoco el impacto que la reestructuración en Coordinaciones y Consejos tuvo para la eficiencia del servicio. En una cortina de humo de pseudoconceptos de eficacia y planeación estratégica se ha generado mayor burocracia y más ineficiencia. Así, los gobiernos de los últimos 10 años que han contado en materia educativa con la mayor cantidad de recursos en la historia inmediata y lejana (léase federalismo educativo y/o transferencia de recursos de la Federación al estado) no han rendido cuentas favorables a la sociedad jalisciense en estricto apego de resultados y lo que es grave, en el aquí y ahora, regatea hasta los centavos, hipotecando lamentablemente el desarrollo educativo de la entidad.
        XI). El normalismo está sumido en una de las peores crisis de la historia de la educación en Jalisco. El sexenio anterior dejó como saldo la extinción de plazas de asignación automática a los profesores recién graduados. Las escuelas normales se han convertido en fábricas de desempleados y el Gobierno del estado no ha atinado a ofrecer alternativas para la solución del problema que afecta a cientos de nuevos docentes; excepcionalmente el caso de la Escuela Normal Rural "Miguel Hidalgo" de Atequiza, por propia movilización política ha conseguido alternativas en la Educación Telesecundaria u obtenido respuestas poco claras como el caso de las "ochenta plazas" prometidas recientemente o el caso de la asignación de horas clase de secundaria a egresados de la ENSJ apadrinados por el anterior Secretario de Educación.
        XII). Por otro lado, el Sistema Educación Jalisco ha perdido capacidad para sostener la tradicional expectativa social de constituirse en empleador, la apertura de nuevas plazas docentes se ha disminuido al máximo y las nuevas plazas administrativas prácticamente se han suprimido. Paradójicamente los pocos espacios laborales que se generan en Educación Inicial, Preescolar, Primaria, Secundaria, Especial, Indígena y otros niveles y modalidades son cubiertos de manera discrecional y sin seguir criterios de selección equitativos, ni mucho menos transparentes. Así pues la multicitada reforma curricular y el fortalecimiento de la educación normal, que teóricamente pretende como toda reforma formar mejores profesores ¿tiene algún sentido cuando el destino de los egresados es no ejercer?, ¿tiene algún sentido formar profesores con recursos públicos para subemplearse en la pujante industria de la educación privada?
        XIII). En siete años del gobierno del "cambio" se han expandido a una velocidad considerable las alternativas de educación privada, aunque se ha de decir, esto es más visible en la Educación Media Superior y Superior. En otras palabras, se ha aprovechado la incapacidad del Estado para atender la demanda y su reglamentación laxa para aprovechar, en pleno ejercicio de oportunismo comercial y de visión fenicia, esos nichos de mercado de estudiantes que no encuentran lugar en las instituciones oficiales. ¿Dónde están los reglamentos que garantizan un mínimo de infraestructura física y de recursos humanos para la operación de estas instituciones? ¿Quién supervisa y evalúa su calidad?
    Sobre los riesgos de ver la educación como un bien de mercado Fernando Savater previene en el epílogo de su texto El Valor Educar: "la enseñanza no puede ser un bien más de los que se ofrecen en el mercado. Si así fuera, no haría más que reproducir aquello que los liberales como usted y yo queremos: dar oportunidad de superar a los nuevos individuos las desigualdades de origen existentes". (F. Savater, 1997: 190).
    Con una visión concurrente Olac Fuentes Molinar entonces subsecretario de Educación Básica y Normal afirmaba en el Foro Nacional "La Educación Básica ante el Nuevo Milenio": "yo creo que sería muy importante que quienes estamos involucrados en la educación en diversas funciones y reconocemos su valor, tuviéramos la claridad respecto a la trampa que representa para el sistema público el trasladarle las lógicas del mercado que privan en los procesos económicos. Que preserváramos no sólo por convicción, sino por razón: el sentido futuro como elemento de patrimonio social que tiene la escuela pública en una política de calidad, y la lógica de la política social sólo son válidos cuando son lógicas solidarias y cuando transfieren efectivamente recursos de los sectores que más tienen a los que tienen menos". (SEP-UPN, 2000: 44).
    En otras palabras, el repunte de la iniciativa privada en el servicio educativo es un indicador de que la política educativa en la entidad no está siendo capaz de expandir las oportunidades y por ende el servicio se torna cada vez más excluyente socialmente. Fernando Reimers plantea una de sus tesis así: "la educación y la pobreza se relacionan de múltiples formas. En parte la pobreza de los hogares en los que crecen los niños "causa" que éstos tengan pocas oportunidades educativas. A su vez, a medida que los hijos de los pobres desarrollan insuficientes destrezas y conocimiento para tener acceso a trabajos de alta productividad, sus bajos niveles educativos "causan" que la pobreza se reproduzca de una generación a otra". (Reimers, F., 2001: 187).
        XIV). Como se ha afirmado, otro sector desatendido es el referente al personal de apoyo a educación no sólo en el aspecto salarial sino en lo que se refiere a la contracción de nuevas plazas administrativas y de servicios. Esta situación hace descargar en las comunidades educativas la responsabilidad de financiar o atender autogestivamente estas funciones y necesidades. Este ejemplo es ilustrativo de las rutas intrincadas que se han construido para no asignar el recurso económico en donde se necesita.
        XV). Abundando sobre el aspecto referente a carrera magisterial, que es una de las expectativas de promoción horizontal y sobre todo de mejora salarial, la participación del estado no se ha dado o ha sido escasa en términos de concurrencia presupuestal, agregado a esto la política agresiva y excluyente que aplica la Coordinación del programa para efectos de incorporación o promoción. Esto ha suscitado la reducción del número de docentes que acceden o se promueven. En no pocos casos esto ha generado un preocupante efecto de alienación de la moral del profesorado; esto es, hay un sentir de desencanto entre los profesores que condiciona la disposición y actitud para emprender las tareas cotidianas. En este mismo orden los cambios políticos a nivel nacional y estatal "se dice" han sido factores desfavorables para la atención de los compromisos en tiempo y forma. Ejemplos fehacientes son las irregularidades de aplicación extemporánea y discrecional de la partida presupuestal de la X etapa; en la XI la postergación de los periodos de anarquía en la organización de los cursos estatales iniciados en la segunda quincena de mayo. ¿Es de ésta manera como se materializa la multicitada revaloración social del magisterio? ¿Quién valora la eficiencia de la coordinación del programa?
        XVI). En los informes oficiales, caracterizados por la mirada triunfalista de quienes ahora dirigen y administran el estratégico proyecto de la educación en la entidad, no se deslindan con precisión los logros propios de la política educativa estatal de aquellos logros propios de la política educativa nacional. Aspectos como el reparto oportuno de libros de texto, el programa "ver bien para aprender mejor", el Programa para Abatir el Rezago Educativo (PAREB), el Programa de Educación, Salud y Alimentación (Antes PROGRESA, hoy OPORTUNIDADES), los programas de actualización de docentes de Educación Básica y Normal, la distribución de equipos computacionales y materiales audiovisuales, entre otros ejemplos, son estrategias de trabajo que la Secretaría de Educación Pública ha promovido y que Educación Jalisco ha participado –no creado– como el resto de las entidades por obligación normativa, ¿es ético atribuirse como logros estatales estas acciones que hacen uso de las tradiciones de trabajo y los recursos federales?
        XVII). En el contexto de la entidad, en lo referente a descentralización educativa, nada nuevo se ha aportado a la propuesta heredada desde 1989 de las Unidades Regionales de Servicios Educativos. Modesta ha sido la apertura de 2 nuevas unidades y algunas subunidades. Modesta es también la asignación de partidas económicas para la operación de las mismas: sin plazas, sin presupuestos operativos, la eficacia de estas Unidades Regionales es limitada. Alberto Arnaut plantea la consideración del problema en los términos siguientes: "para la federalización descentralizadora de ahora, los retos siguen siendo los mismos que tuvo que afrontar la federalización centralizadora de ayer en varias regiones del país: el aislamiento, la marginalidad, la miseria y la escasez de recursos financieros. Además, la descentralización ha tenido que afrontar: –como la centralización de ayer– algunos retos políticos: ya no la resistencia de los caciques y caudillos locales contra la acción educativa federal posrevolucionaria, sino los intereses políticos, sindicales y burocráticos forjados en torno de un sistema centralizado". (Arnaut, A., 1998: 293).
    En lo referente al anterior Subsistema Estatal, se percibe resistencia a los intentos de regionalizar sus servicios por razones justificables, una vez que el modelo descentralizador que se intenta promover tiene que mejorarse.
        XVIII). Con el argumento de las bondades de la incorporación de las nuevas tecnologías a la educación, que por cierto pedagógicamente puede ser una vía sugerente, se ha promovido la asignación de equipos de cómputo y de software con un gasto millonario en el marco del programa de fortalecimiento a la ciencia y la tecnología (FORACIT) ¿Cómo se licitó la compra de los equipos? ¿Quién vendió? ¿A qué costo? ¿Qué resultados se han obtenido?
        XIX). Siete años de gobierno del "cambio", un Plan Estatal de Educación concluido sin logros y otro plan en construcción, tres Secretarios de Educación. ¿Dónde están las acciones innovadoras para resolver el problema educativo en Jalisco? ¿Dónde están los resultados? La débil tendencia de disminuir la reprobación en educación primaria de 2 décimas de punto porcentual por año no nos sitúa entre las mejores entidades en el contexto nacional. El avance promedio de dos puntos porcentuales por año en eficiencia terminal de la misma educación primaria no nos sitúa tampoco entre las mejores entidades del país ni tampoco clarifica la situación de emergencia de las comunidades rurales e indígenas ¿Qué se ha hecho para disminuir la inequidad? ¿Dónde está la multicitada equidad si la mayor cantidad de reprobados y desertores se ubica entre los grupos desprotegidos socialmente? ¿Qué hace el sistema educativo para compensar las diferencias de capital cultural?
        XX). Finalmente hacer alusión al débil programa editorial oficial que ha caracterizado a las administraciones de la última década. Con el escaso financiamiento a la producción del magisterio o con publicaciones tan magras como el periodiquito Enlace Educativo o la insuficiente revista Educar se duda que se informe, se favorezca la discusión académica y la formación de la masa crítica de los profesores que requiere el proyecto de desarrollo académico del profesorado en Jalisco.
    Con los apuntes anteriores, la pretensión de quien esto escribe es contribuir a la reflexión colectiva ante la imposibilidad de delegar la responsabilidad histórica de analizar detenidamente, de reflexionar metódicamente, de leer entre líneas los íconos y las palabras, leer en fin la esencia y veracidad de los mensajes. Como profesores críticos se asume el compromiso de aguzar la mirada y desplegar una actitud vigilante para que el desarrollo educativo, que tiene diversos actores, no sea el territorio de la retórica y no ampare medias verdades ni justifique en razón de las bondades del proyecto de formación de la niñez y juventud el gasto discrecional de los dineros que con tanto esfuerzo se aporta socialmente. El lector juzgará la contribución y la pertinencia de lo antes enunciado para el logro de este objetivo.
    Como estrategia se ha extendido la mirada sobre las debilidades, esto no significa una posición fatalista ni una visión carente de esperanza, al contrario se coincide con la tesis del recientemente fallecido hermeneuta universal Hans Georg Gadamer de origen alemán quien sostiene que los seres humanos no pueden vivir sin esperanza. Esperamos que las cosas mejoren para el bien de todos. El subrayado de los logros –que seguramente existen– se los dejamos a los apologistas del estado de cosas, que en épocas de sobrevivencia como la que ahora atravesamos emergen como hongos y a manera de los colaboracionistas del régimen nacista en la Europa de la Segunda Guerra Mundial o los colaboracionistas de nuevo milenio aliados a la política antiterrorista de los Estados Unidos se suman o permanecen neutrales –lo que es lo mismo– con quienes detentan el poder y la fuerza.
    Si el proyecto político y económico ahora favorece a quienes más tienen, tendremos que cuidar que el proyecto de educación que ahora se construye no se dé a espaldas del sentir del profesorado y no excluya ni atente contra los más pobres, no sólo de dinero y satisfactores materiales sino de capital cultural.

Bibliografía
ARNAUT, Alberto. La federalización educativa en México 1889-1994. SEP. México, 1998. 343 p. [Biblioteca para la Actualización del Maestro].
FUENTES Molinar, Olac. "Cobertura, equidad y calidad en la Educación Básica", en: La Educación Básica ante el Nuevo Milenio (Foro nacional) Memoria, vol. I. SEP-Universidad Pedagógica Nacional. México, 2000. 327 p.
GOBIERNO de Jalisco-SNTE. "Convenio para la Integración de los Servicios Educativos en el Estado de Jalisco" (documento). Guadalajara, Jal., noviembre de 1996.
GOBIERNO de Jalisco-Poder Legislativo. "Decreto por el que se crea el Organismo para la Integración Administrativa y Operativa de los Servicios de Educación Básica y Normal del Estado de Jalisco", Sala de Sesiones del Congreso del Estado, Guadalajara, Jal., 28 de mayo de 1992.
GOBIERNO de Jalisco-Secretaría de Educación. "Circular que precisa las líneas de comunicación y coordinación en la estructura administrativa de la Secretaría de Educación", Guadalajara, Jal., junio de 1997.
MALLEA, John R. et al. "Educación Jalisco 2000: una revisión internacional de sus políticas y prácticas" (mimeograma). México, noviembre de 2000. 151 p.
NAMO de Mello, Giomar. Nuevas propuestas para la gestión educativa. SEP. México, 1998. 110 p. [Biblioteca para la Actualización del Maestro].
REIMERS, Fernando. "Educación, exclusión y justicia social en América Latina", en: Investigación y política educativas: ensayos en honor de Pablo Latapí. Aula XXI-Santillana. México, 2001. 481 p.
SAVATER, Fernando. El valor de educar. Instituto de Estudios Educativos y Sindicales de América. México, 1997. 244 p.
SECRETARÍA de Educación Pública. Acuerdo Nacional para la Modernización de la Educación Básica y Normal. SEP. 18 de mayo de 1992.
SECRETARÍA de Educación Pública. ¿Cómo transformar las escuelas? Lecciones desde la gestión escolar y la práctica pedagógica (resultados del segundo estudio/diplomado de la Vertiente de Seguimiento del Estudio de Evaluación de la Educación Primaria). SEP. México, enero de 2001. 24 p.
UNESCO-Laboratorio Latinoamericano de evaluación de la calidad de la educación. Primer estudio internacional comparativo sobre lenguaje, matemática y factores asociados, para alumnos del tercer y cuarto grado de la Educación Básica (2 Informe). Santiago de Chile, octubre de 2000. 48 p.